El Abejaruco.

Cuando una disfruta como una enana de un fin de semana, sienta como si hubieran sido 15 días de vacaciones. Si, además, lo aprovecha en buena compañía, sienta como 15 días en una playa del Caribe a gastos pagados.

Estas son algunas de las cosas chulas que hice el pasado fin de semana y que me dejaron como nueva:

~ Alejarme tanto de la ciudad  que al abrir la ventana sólo escuchaba el viento y los pájaros.

~ Dejar que la batería del móvil se agotara y ‘olvidar’ encenderlo.

~ Comer sopa castellana.

~ Cenar sopa castellana.

~ Leer junto a una chimenea escuchando el crepitar del fuego.

IMG-20140323-WA0049

~ Pasear por un pueblo de esos donde huele a leña y las viejitas murmuran al verte pasar.

~ Huir de un caballo que me miraba mal.

~ Subir a un puerto de montaña por una calzada romana.

~ Ver corzos en libertad.

~ Hacer el bobo.

~ Dormir una siesta de 2 horas.

~ Hacer el bobo otra vez (y encima, fotografiarlo).

~ Jugar con un perro del tamaño de un oso pardo.

~ Bañarme vestida en un jacuzzi.

~ Empezar a ver una peli de samurais 3 veces y no terminarla ninguna.

~ Beber vino a chupitos como si no hubiera mañana.

~ Mirar al cielo de noche y ver muchas, pero que muchas, estrellas.

~ Jugar al billar, a los dardos y al dominó (sí, ¿qué pasa? tiene su gracia).

Después de un fin de semana así, una sufre incluso depresión postvacional. 😦

Anuncios

2 pensamientos en “El Abejaruco.

  1. Pingback: El olor de la hierba mojada | la recacha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s