Archivo del Autor: Cántaro Soul

Acerca de Cántaro Soul

Una calamidad despegando en Social Media, vertiendo opiniones, publicando pensamientos y compartiendo emociones. Intentado ser diferente en un mundo en el que algunos quieren que seamos todos iguales.

Mi ensalada de wakame y pepino

Ensalada wakameAunque ya había comido sushi, descubrí realmente la cocina japonesa en Brasil. Sí, has leído bien, no me he vuelto loca. Recuerdo que una vez en el aeropuerto de Frankfurt , donde tenía que tomar mi avión a Sao Paulo, creí que me había confundido de puerta de embarque debido a la cantidad de ojos rasgados que había en la sala de espera.

El país sudamericano está lleno de nipobrasileiros. De hecho, es la mayor colonia japonesa fuera de Japón. Este fenómeno migratorio fue impulsado por un acuerdo firmado entre los gobiernos de ambos estados a principios del siglo XX. Con él se facilitaba el trabajo en los cafetales brasileños a los inmigrantes nipones. Tras la Primera Guerra Mundial, Japón se hunde en un crisis económica. Si a ello unimos la superpoblación y el rechazo de otras naciones como EE.UU, el estado empezó a incentivar la emigración hacia Brasil.

Hoy en día, los dekaseguis (así se llama a los brasileños de ascendencia japonesa) se sienten más brasileños que japoneses y solo un 10% habla japonés. Sin embargo, la influencia de la cultura nipona aún se palpa en algunos lugares, especialmente en el barrio da Liberdade de SP donde se concentró la mayoría de la población. Por todo ello, los restaurantes japoneses de Brasil son japoneses de verdad, nada de japochinos como muchos de los que tenemos en España.

ENSALADA DE ALGA WAKAME Y PEPINO

Necesitamos:

– Algas wakame

– 1 pepino

– 2-3 cucharadas de tamari (salsa de soja sin gluten)

– Una cucharadita de sésamo

– Jengibre en polvo

– Una pimienta de cayena

Hidratamos el wakame en un bol con agua durante unos 5 minutos (cuidado, aumentan bastante el volumen después). Pasado ese tiempo, las escurrimos y reservamos. Hay quien las cuece un poquito.

Mientras tanto, cortamos el pepino en finas láminas o bastones. Después, lo mezclamos con las algas. Por otro lado, preparamos el aliño con la salsa de soja o el tamari, el sésamo, el jengibre y la cayena triturada y lo revolvemos. También se le puede añadir vinagre de arroz, pero yo no hice porque en ese momento no tenía. Se recomienda tomar fresquita.